¿Cuál es tu propósito de vida?

¿Cuál es tu propósito de vida?

Mira a tu alrededor y piensa cuántas personas tienen un propósito de vida claro con el que sienten que la vida tiene sentido. Seguramente puedas contarlas con tus manos y eso es preocupante. Vivimos bajo una crisis de identidad que está extendida entre la mayoría.
 
Muchos son aquellos que llegan al final de sus días y se preguntan:
  • ¿Ha valido la pena?
  • ¿Ha tenido algún sentido estar por aquí?
  • ¿He vivido la vida que deseaba?
Normalmente son preguntas que surgen en nuestro lecho de muerte y que pasamos por alto en nuestra existencia.
 

“Nos pasamos la vida dándole importancia a cosas mundanas y cuando nos decidimos abordar temas importantes ya es demasiado tarde”.

A pesar de todo, sí que es cierto que ha crecido el número de personas interesadas por el sentido de la vida. Muchas de ellas en su fuero interno piensan que la vida es algo más que seguir las fases que la sociedad te va dictando hasta el día de tu muerte. Por eso vemos una creciente demanda de personas en búsqueda de sus talentos, pasiones y con necesidad de llevar a cabo su vocación.

El propósito de vida desde diferentes perspectivas

Cuando hablamos de propósito de vida puede ser enfocado desde muchos puntos de vista diferentes.
 
Propósito de vida desde la biología
Desde un punto de vista biológico el propósito de vida es claro: procrear y perpetuar la especie.No hay mucho más que añadir. Si fuésemos totalmente racionales y nos importase un carajo la vertiente más espiritual entonces el propósito de vida del ser humano estaría más que satisfecho.
 
Pero únicamente procreando y teniendo descendencia no es suficiente para que la inmensa mayoría de personas se sientan satisfechas, ¿verdad?
 
Propósito de vida desde el mundo moderno
Este varía de sociedad en sociedad y de persona en persona. Seguramente en la época de los abuelos el propósito de la vida era encontrar a alguien a quien amar toda la vida, trabajar, traer comida a casa y dejar descendencia.
 
En los tiempos modernos, quizá, para alguien sea disfrutar cada momento al máximo, tener un trabajo que de mucha plata y experimentar la vida viajando. Algunos con un carácter un poco más espiritual intentan dar con su talento y su vocación para tener así una vida con propósito.
 
Como parece ser que no hay un propósito de vida especifico y definido para la raza humana, entonces cada cual intenta dar sentido a su existencia de múltiples formas.
 
Propósito de vida desde el mundo oriental
Quiere decir la propuesta que nace de corrientes como el budismo, el taoísmo, el zen y del hinduismo (normalmente todas beben de esta última).
 
Todas beben del concepto de Dharma, que viene a ser propósito de vida. Da una solución universal para todos los seres humanos y todas las cosas. Sin importar la sociedad, raza o sexo. Todo en esta vida tiene un Dharma y cuando somos capaces de honrarlo, aceptarlo y dejarlo fluir es cuando descansaremos en nuestro propósito de vida.
 

Qué es el propósito de vida y cómo podemos entenderlo para encontrarlo

El propósito de vida es…

La intención con la que algo (animal, humano, piedra, planeta, célula, cualquier cosa) se expresa en la existencia permitiéndose ser tal cual es y siguiendo el flujo natural de lo que es.

Para hacerlo sencillo vamos a imaginarnos un árbol. ¿Cuál sería el propósito de vida de un árbol?
El hinduismo diría: ser un árbol.
 
¿Y si el árbol fuese un limonero? Pues ser un árbol que se expresa como un limonero.
 
Esto quiere decir que el limonero debería expresarse como un árbol y a su vez como un limonero. Así, entonces, el limonero deberá crear raíces, nutrirse del agua, la tierra y el sol, fortalecer su tronco, desprender su fragancia de limón y crear limones ácidos. Esto lo vemos claro con un árbol pero no lo vemos claro con nosotros mismos.
 
Ahora imagínate que el limonero tuviese consciencia de sí mismo, lo que quiere decir que se daría cuenta de su propia existencia. Esto le permitiría separarse de su propia naturaleza” automatizada” y ser un observador. Ahora tiene la capacidad de cambiar esa “intención” que le vino de manera natural.
 
Imaginemos entonces que el limonero observa que cerca suyo hay un naranjo. Tiene una forma diferente, una fragancia característica, unos frutos distintos y un sabor peculiar. Entonces se le ocurre por voluntad propia que quiere ser como un naranjo. Se esfuerza por tener la misma forma, sacar los mismos frutos, conseguir el mismo sabor pero fracasa estrepitosamente. El limonero maldice a la vida y a la existencia porque se encuentra separado de todo y la vida no tiene ningún sentido.
 
Se creé que va sin propósito y entra en una fuerte crisis existencial. ¿Qué se le diría al limonero para que encontrase el sentido de la vida y se sintiese con un propósito de vida?
 

Tú lo que tendrías que haber hecho desde el inicio es además de expresarte como un árbol es: crecer, expandirte y fluir como limonero que eres.

Porque además de expresar lo que eres, se te da genial dar limones. Olvidaste quien eres, te perdiste y ya no volviste a ver claramente.
 
¿Esto no te suena al escenario de miles de personas?

Todos los humanos sabemos nuestro propósito de vida simplemente lo tenemos que recordar

De la misma manera que el limonero quiso ser un naranjo y se olvidó de que su naturaleza era ser un árbol expresándose como limonero. La mayoría de personas confundidas por la educación que recibimos, la sociedad, amistades y nuestra familia hace que olvidemos esta verdad. Si tu dejas a un niño que exprese su verdadera naturaleza y crezca en la vida a través de la experimentación lo que va a ocurrir es que se va a auto descubrir de manera natural y no se sentirá perdido.
 
Por otra parte, si sistematizas todo y creas un camino de rigidez, lo que va a ocurrir es que vas a crear una sociedad confundida que si no encaja dentro de ciertos patrones va a pensar que no tienen cabida en este mundo. Como que son defectuosos y se sentirán absolutamente separados y aislados de todas las cosas.
 
El propósito de vida de un ser humano es ser un ser humano expresando sus dones y talentos. Para esto no hay que hacer ningún esfuerzo.
 
¿Tú te esfuerzas para actuar como un ser humano? Supongo que no.
 
De la misma manera que expresar tus dones y talentos tampoco deberían suponer un esfuerzo, sino un gozo que te lleva a experimentarlo y dedicarle incluso años de tu vida. Si siempre tuviste una cierta gracia natural para relacionarte con la gente y contar anécdotas, seguramente serías mucho más feliz como cómico o monologuista que como programador. Cuando estabas en tu esencia ésta se mostraba tal cual es y de manera natural.
 
Sin embargo, la sociedad se encargo de decirte:
  • “lo que tenía salida”
  • “lo que te ayudaría a tener una vida digna”
  • “lo que era correcto para ti”
Y ahí es cuando te perdiste.

La razón por la que ya sabes tú propósito de vida

Seguramente tú crees que no lo sabes, pero realmente lo único que tienes son un montón de nubarrones que no te dejan ver. Estás condicionado por años y años de capas de cebolla que te hacen pensar que no tienes ningún talento.
 
Como me dicen muchos clientes:

“Es que yo no veo nada que se me de especialmente bien o algo que me llame la atención”.

Eso lo dicen de manera automática pero no es cierto Acuérdate de esto:

Todo en esta vida tiene un propósito, una intención y una inercia.

Incluso el pelo de tu cabeza lo tiene dentro del conjunto de todas las cosas. ¿Qué te hace pensar que tu no ibas a tener un propósito? La consecuencia natural de expresarte tal cual eres en la vida es la conexión con el todo. La alegría y el gozo de formar parte de una misma cosa que crece en conjunto.
 

Cómo conectar con tu propósito de vida

Llevar a cabo el propósito de tu vida no debería suponer ningún esfuerzo. De la misma forma que cuando enciendes una lampara siempre da luz pero si pones trapos encima de ella va perdiendo intensidad hasta que al final hay oscuridad. La luz nunca desapareció, está ahí, pero hasta que no se vayan quitando los trapos uno a uno no deslumbrará.
 
Para encontrar tu propósito deja que se manifiesten las noches oscuras
Las noches oscuras son esos estadios de tu vida en que todo sale mal, te sientes desconectado y pasas por depresiones y crisis. Lo último que tienes que hacer en ese momento es evitarlo, es más, acéptalo y déjalo que se exprese.
 
De la misma manera que en tu cuerpo se expresa el dolor o la enfermedad para darte un mensaje o hacerte consciente de algo. Escucha tus sentimientos, el mensaje que te dan y la oportunidad que te ofrecen para conectar contigo mismo y hablarte de corazón. Recuerda: lo que resistes te somete.
 
Para encontrar tu propósito recurre al silencio y la soledad
Vivimos en una sociedad con sobre estimulación, con distracciones constantes y que nos silencia nuestra voz interna. Vivimos condicionados por ideas y paradigmas ya predefinidos que nos hacen reaccionar en automático. Esto nos hace actuar de manera impulsiva y creer sin cuestionar nada en absoluto. Además estamos en un contacto constante con gente a nuestro alrededor. Necesitas volver al cobijo interno, volver a ti mismo y desde ahí escuchar. El ruido no te está permitiendo escuchar la música.
 

Tómate unos minutitos de silencio al día para descubrir respuestas que desconocías que tenías.

Para encontrar tu propósito pasa el tiempo con personas que iluminan tu mente
Has de intentar pasar tiempo con personas que conectas por resonancia. Alimentarte del conocimiento (ya sea de libros o cualquier otro medio) de personas que quizá ya no están aquí pero que tienen un mensaje que darte para tu evolución. Estate alerta y con todos los sentidos puestos. También, por otra parte, honra al que te hace cabrear, bendice al que te pone de los nervios, muestra amor al que no lo merece porque son espejos que te van a ayudar a “darte cuenta” de cosas.
 
Aunque te cueste creerlo ahora, todo esto te va a ayudar a entender quién eres y cuál es tu propósito de vida.
 
Para encontrar tu propósito salte de la línea
Te enseñaron a vivir de una manera, pero se olvidaron de todas las demás que existen. Te dijeron…
  • Cómo vestirte
  • Cómo comportarte
  • Qué experiencias tener
  • Cómo comunicarte
  • En qué deberías trabajar
  • etc

Cuando naciste eras un ser libre, pero te cortaron las alas cuando te dijeron que tenían un camino preparado que debías seguir.

Recibir Ofertas

Deseas recibir nuestras ofertas y promociones, forma parte de nuestros suscriptiores

Contáctanos

  • 9a Calle Oriente & 13 Avenia Sur Esquina,
    Santa Ana, El Salvador
  • (503)2448-1111
  • info@funeraleschacon.com
    ventas@funeraleschacon.com

Somos

Una empresa dedicada a la prestación de servicios funerarios con los más altos estándares en atención a nuestros clientes.

Todos los Derechos reservados Funerales Chacon© 2019